Imprescindibles

No se pierda... Ganando la votación Hice un buen servicio con...

jueves, 12 de julio de 2018

Último viaje a USA

Aunque aún me ha quedado pendiente escribir mi día en NYC, no sé si llegaré a compartirlo (tampoco fue nada del otro mundo). Así que se puede considerar completado este viaje.


jueves, 28 de junio de 2018

De la Oficina a Casa


Hice el corto camino de la oficina a casa muy rápidamente, completamente excitado, notando las pinzas, con mi culo incómodo y muy pendiente de la gente con la que cruzaba, con miedo a que se dieran cuenta de las pinzas que llevaba en mis pezones y que abultaban la camisa más de la cuenta.
Llegué a casa y tiré mi maletín encima del sofá, corriendo hacia la pequeña habitación que hace de despacho para encender mi ordenador, que tardó lo que me pareció una hora en arrancar. Ignoré los múltiples mensajes que me surgieron por el tiempo que llevaba sin encenderse y abrí directamente el Skype donde me sorprendieron 3 o 4 conversaciones sin contestar, que probablemente se habían iniciado en el tiempo que había pasado hablando con el Amo en la oficina, entre las que busqué impacientemente la pantalla con la conversación del Amo en la que sin mediar palabra, comprobando que aprecia como conectado, hice click en el botón de videollamada.

Noche de Oficina


Demasiado calor y demasiadas horas de oficina. Salí para ella, como siempre que necesito más concentración de la que puedo obtener en mi casa, después de comer, dispuesto a pasar las horas necesarias para terminar con todo el trabajo pendiente y urgente para ese día. Y como siempre, aunque fuera a estar yo solo en el pequeño despacho, me puse unos pantalones de pinzas encima de mis suspensorios, una camisa planchada y una corbata. No sé si es el morbo de vestirse de traje o simplemente la sensación de que así se trabaja más y mejor, o quizás que me gustan las miradas sobre mí cuando voy por la calle con el traje, en el corto trayecto al pequeño despacho.

jueves, 17 de mayo de 2018

Doméstico por un empotre

Después de lo abrupto del final de la primera sesión con el Amo Rober hemos tardado en volver a hacer encajar las agendas para que me pasara por su pequeña casa a limpiar, por razones especiales de su agenda. Espero que podamos pronto podamos seguir con nuestros planes de vernos todas las semanas. Al menos ya he conseguido que entienda más profundamente lo que mis servicios incluyen.

lunes, 14 de mayo de 2018

Ya me lo habían dicho (III)


Y efectivamente, conseguí que aquel chico se sacara una polla, bastante peluda, acorde con lo que parecía el resto de su cuerpo, que se me antojaba con demasiada ropa. Fue solo una simple mirada hacia él, fijamente; sin desviar la vista cuando las embestidas del chico que me follaba me hacían gemir. Estaba literalmente gimiendo entre sus piernas mientras se bebía su copa a pasos agigantados.

Ya me lo había dicho (II)


Aunque sabía que tenía un puesto de oro, se me había acabado la bebida y empezaba a sentir demasiado calor. Dejé el pequeño apartado justo cuando una nueva polla muy apetecible aparecía por el agujero y me dirigí hacia la barra para pedir una nueva bebida cuando me di cuenta que ya llevaba 3, pero no me habían subido especialmente. Sin embargo el calor me hacía tener sed y me pedía una más; ya me lo habían dicho.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: