Imprescindibles

No se pierda... Ganando la votación Hice un buen servicio con...

martes, 5 de marzo de 2019

Recordando a Jaime

Parece ser que hoy es Carnaval y al enterarme se me ha venido a la cabeza ese chico tan curioso, con el que pasé una fiesta, aunque era la de Nochevieja. Nunca se reconoció como Amo, aunque he de decir que tenía madera de cabrón y me hizo sentir realmente un esclavo a su servicio.

sábado, 23 de febrero de 2019

Parece que os gusta el FIST

Echándo un vistazo a la lista de los más leidos, he llegado a esta conclusión: que el fistfucking es de lo que más os gusta.

Así que un pequeño recopilatorio de las pocas historias que tengo en las que me meten el puño.



jueves, 14 de febrero de 2019

En pertenencia

Desde hace un tiempo, con AMO fijo, muy fijo!
De momento sin tiempo para seguir actualizando el blog; aunque no me ha prohibido explícitamente hacerlo. Intentaré ir sacando tiempo, pero atender a mi AMO a tiempo completo no me deja casi nada de tiempo para ello.

Pero... ¡esto si que es vida!

martes, 18 de septiembre de 2018

¿Ya ha pasado el verano?

Yo ya doy por terminado el verano y este año se me ha quedado bastante corto; quizás porque no he hecho nada en especial para la celebración del orgullo en Madrid, como otros años. Sin embargo, si que lo he celebrado de alguna forma, aunque no haya sido en Madrid.

jueves, 12 de julio de 2018

Último viaje a USA

Aunque aún me ha quedado pendiente escribir mi día en NYC, no sé si llegaré a compartirlo (tampoco fue nada del otro mundo). Así que se puede considerar completado este viaje.


jueves, 28 de junio de 2018

De la Oficina a Casa


Hice el corto camino de la oficina a casa muy rápidamente, completamente excitado, notando las pinzas, con mi culo incómodo y muy pendiente de la gente con la que cruzaba, con miedo a que se dieran cuenta de las pinzas que llevaba en mis pezones y que abultaban la camisa más de la cuenta.
Llegué a casa y tiré mi maletín encima del sofá, corriendo hacia la pequeña habitación que hace de despacho para encender mi ordenador, que tardó lo que me pareció una hora en arrancar. Ignoré los múltiples mensajes que me surgieron por el tiempo que llevaba sin encenderse y abrí directamente el Skype donde me sorprendieron 3 o 4 conversaciones sin contestar, que probablemente se habían iniciado en el tiempo que había pasado hablando con el Amo en la oficina, entre las que busqué impacientemente la pantalla con la conversación del Amo en la que sin mediar palabra, comprobando que aprecia como conectado, hice click en el botón de videollamada.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: