Imprescindibles

No se pierda... Videos Hice un buen servicio en...

lunes, 5 de febrero de 2007

El cybersexo es muy light


Un nombre que no era capaz de reconocer con una foto de un paisaje me decía hola por Skype y me preguntaba de donde. Resultó ser un chico de Barcelona que tras ver fugazmente por la webcam me pareció muy guapo.
Sin embargo, no sé el motivo por el que me preguntaba donde estaba porque me estaba diciendo que solo le interesaba el cyber. Y yo no me corté en hacerle todo tipo de preguntas. Parece que cuando el chico salía de fiesta le gustaba dominar a los tíos que se ligaba pero solo había tenido esclavos haciendo cam to cam y sus gustos eran bastante restringidos.
La conversación no parecía llegar a más pues el chico no estaba abierto a ningún tipo de contacto real y la verdad es que las practicas que me proponía por cam me sabían a poco. Intenté ponerle la miel en los labios unos minutos por cam a ver si le animaba a acordar un encuentro en persona, pero parece que no lo conseguí. Así que, con uno de mis plugs bien metido hasta atrás y mi polla bien dura sin habérmela casi tocado, completamente desnudo de pie en el medio del salón al que había llevado mi ordenador portátil, di la conversación por acabada.
Era verano y eran las 15:00 de la tarde de un día por semana, que iba a hacer yo a parte de darme una ducha fría?. El chico me había enseñado su perfil en una página llamada cam4. Entré a echar un vistazo y tras ver a un par de tíos que se pajeaban, me abrí mi propio perfil y comencé la retransmisión.
Enseguida tenía 3 o 4 personas diciéndome guarradas por el general, aunque yo continué solamente dándome la vuelta, con cuidado de que no se me viera la cara, sacando y metiendo mi plug y mostrando mi polla babeante sin tocarla dura como el mármol a perfectos 90 grados de mis abdomen.
Tardé un buen rato en darme cuenta de cómo funcionaba la pagina y de ver que tenía varios privados de gente que quería verme hacer otras cosas e incluso me ofrecían dinero a cambio. La verdad es que me resultaron muy graciosos y me puse de rodillas un rato mostrando por la cam mi torso y cara mientras leía todos los mensajes y veía los perfiles de quien me había escrito.
Mi conclusión fue que ese sitio no era muy bueno para un esclavo aunque hay mucha gente a la que le gusta mandar hacer cosas por cam. Acabé mostrándome para unos cuantos y trayéndome a un par de ellos al Skype a ver si conseguía alguno más subido de tono. No hice mucho más que darme unos azotes con mi pala para uno de ellos y seguir juagando con mi plug y un dildo.
Estuve tentado de meterme en la ducha fría con el ordenador incluido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: