Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio en...

miércoles, 25 de julio de 2007

Una sesión normalita


La conversación en la página de contactos fue rápida, para pasar a WhatsApp. Desde allí tampoco hablamos mucho, simplemente me dio las instrucciones de cómo tenía que esperarle en mi casa al día siguiente, a la hora que habíamos pactado. Las reglas eran sencillas, en suspensorio, de rodillas detrás de la puerta abierta y con un plug metido en mi culo.

Quince minutos antes de la hora prevista ya me había avisado que estaba en camino y yo ya estaba duchado y bien limpio. Coloqué la mesa de centro perpendicular al sofá, dejando dos plazas con sitio de sobra a su frente, y en la esquina más cercana al él, coloque el cenicero con una cajetilla de Lucky sin abrir y el mechero. Decidí que el mejor sitio para los 20 euros que habíamos acordado, por molestias de desplazamiento, sería debajo del cenicero y allí los sitúe en un solo billete.


domingo, 1 de julio de 2007

Miento


Miento diciendo que no hubo anécdotas reseñables la noche del sábado al domingo, ya que no fue una noche ni parecida a las dos anteriores. Para empezar, tuve una gran afluencia de vistas entre las 10 y las 12, supongo que por el fin de la manifestación. Se llegó a formar un grupo, que se tomaba las cervezas mientras miraba como yo chupaba a través del cristal, esperando un turno para el que no parecían tener prisa.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: