Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

jueves, 22 de noviembre de 2007

Tarde de Mayordomo


Ya había pasado más de un mes desde la primera demostración de fuerza de Sergio ante sus compañeros en el piso de estudiantes y yo pasaba la semana entera deseando volver a esa casa para hacer de sirviente domestico para esos chicos.
La semana anterior habían decidido que los miércoles no eran el día perfecto para que yo fuera, si no los jueves. Ese día se convertiría desde entonces en la tarde de las cervezas y el mayordomo. Yo les llevaba un pack enorme de cervezas cuando entraba por la puerta y se las iba llevando al salón, cuando las pedían, mientras ellos veían la TV y discutían a voces sobre cualquier cosa en la que no estuvieran de acuerdo. Mientras, yo hacía mis ya habituales tareas de limpieza: baño, cocina, lavadora, barrer, fregar, tender… y la mayor diversión llegaba cuando me llamaban al salón para desempatar alguna de las discusiones que estaban teniendo.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Samuel quiere saber


Por primera vez fue Samuel el que tomó la iniciativa para que nos viéramos; parecía muy excitado por saber todo sobre mi servicio doméstico a los estudiantes. Aunque el tiempo ya estaba bastante frio, encontramos una terraza con calefactores que le permitiría fumar tranquilamente la cajetilla de Lucky, que acababa de sacar de mi bolso para dársela a Samuel, mientras el camarero venía con la primera cerveza para él y un agua sin gas para mí.
Realmente Samuel no sabía por dónde empezar.
-           ¿Qué haces en su casa?

-          ¿Van en pelotas delante de ti?

-          ¿Te hacen quitarte la ropa para limpiar?

-          ¿Se ríen de ti?

-          ...

martes, 6 de noviembre de 2007

Un año más tarde


Para mí era una fecha especial. Cumplía un año viviendo en Madrid y me sentía como si fuera mi cumpleaños de nacimiento, como si fuera, no un año más viejo, pero sí un año más esclavo. Como si ese primer año en Madrid me hubiera hecho crecer solamente como esclavo y no me hubiera envejecido.

-          ¿Será que mi vida se ha detenido durante este año? – llegué a pensar.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: