Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

miércoles, 23 de enero de 2008

Stripper Amateur


Las noches de invierno en Madrid eran bastante flojas, en cuanto a contactos se refiere. A veces era prácticamente imposible, que alguno de mis contactos diera señales de vida, pero eso no hacía que mi, siempre alto, deseo sexual disminuyera.
Muchas veces deambulaba por las páginas de contactos BDSM y las páginas de chat, escrutando los nicknames, en busca de alguien que pudiera darme, aunque solo fuera, una divertida sesión, mientras hacía sugerentes anuncios, intentando atraer las personas más morbosas que pudieran verlo.
Ante el aburrimiento, mi usual concisión en las conversaciones se diluía, y hablaba con cualquiera que lo intentara, y que me diera una conversación más allá de la descripción física. Así es como comencé a hablar con un chico, primero por el chat y después por Skype, dónde intercambiamos un par de fotos, por el mero hecho de ver con quién estábamos hablando.
La conversación era divertida y el chico, la verdad es que no estaba nada mal, cuando me di cuenta que era él quien había contado conmigo, sin explícita intención; me lancé directamente a preguntarle sobre ello.

viernes, 18 de enero de 2008

La lista de Samuel


Me costó toda una semana ir sacándole vía mensajes que le había parecido y si tenía más cosas que no pudiera hacer antes, que quisiera probar conmigo.
-          Pero, ¿lo vas a hacer todo, no? – fue su última pregunta.
Obviamente le contesté que sí y esta vez quedamos directamente en mi casa durante la tarde, previo acuerdo de 40 euros para los taxis de ida y vuelta, que yo dejé en la mesa del salón después de conectar el porno en la TV y de dejar el cenicero y la cajetilla de tabaco listos para cuando él llegase.

jueves, 17 de enero de 2008

Vuelta de Mayordomo (II)



Cuando llegué ese jueves siguiente, dejé mis paquetes de regalo escondidos en la cocina, donde sabría que no entrarían hasta que yo no acabara de limpiarla, y me puse con ella. Cuando me pidieron la primera cerveza, di tres paseos diferentes, cada uno para uno de ellos llevándoles la cerveza y el paquete de regalo.

sábado, 12 de enero de 2008

Y llegó el día


-          Vente a casa a cenar…. Pedimos unas pizzas de las que te gustan. – Le dije a Samuel esperando una negativa.
Ya llevábamos unas 3 horas de charla en las que él se había tomado unas 5 cervezas pero no fumado mucho.
-          Allí puedes fumar tranquilo y tengo cervezas  - insistí
Mi sorpresa fue enorme cuando aceptó con un simple “Vale, vamos”. Le pedí la cuenta al camarero y como siempre saqué la cartera y pagué. En el coche fue bastante callado y yo le expliqué que tardaríamos poco, que podía ir pidiendo por el camino, pero él prefirió esperar a que llegáramos.

jueves, 10 de enero de 2008

Vuelta de Mayordomo


A la vuelta del parón de navidades, las tardes de mayordomo continuaron como anteriormente. Por supuesto, no mencioné a nadie, ni siquiera a Samuel, lo sucedido con Sergio en nuestro último encuentro, y él parecía haberlo olvidado también, aunque se le notaba una mayor inquina hacia mí en ciertos momentos.

Lo bueno de que todos los chicos se hubieran ido a sus casas durante las vacaciones es que no habían tenido casi tiempo a ensuciar el apartamento. Casi no tenía ropa sucia, ni ropa para planchar, así que mis labores se centraron en la limpieza de la cocina y del baño.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: