Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

miércoles, 23 de enero de 2008

Stripper Amateur


Las noches de invierno en Madrid eran bastante flojas, en cuanto a contactos se refiere. A veces era prácticamente imposible, que alguno de mis contactos diera señales de vida, pero eso no hacía que mi, siempre alto, deseo sexual disminuyera.
Muchas veces deambulaba por las páginas de contactos BDSM y las páginas de chat, escrutando los nicknames, en busca de alguien que pudiera darme, aunque solo fuera, una divertida sesión, mientras hacía sugerentes anuncios, intentando atraer las personas más morbosas que pudieran verlo.
Ante el aburrimiento, mi usual concisión en las conversaciones se diluía, y hablaba con cualquiera que lo intentara, y que me diera una conversación más allá de la descripción física. Así es como comencé a hablar con un chico, primero por el chat y después por Skype, dónde intercambiamos un par de fotos, por el mero hecho de ver con quién estábamos hablando.
La conversación era divertida y el chico, la verdad es que no estaba nada mal, cuando me di cuenta que era él quien había contado conmigo, sin explícita intención; me lancé directamente a preguntarle sobre ello.

La conversación se volvió a deshacer amenamente, pero llegué a una conclusión, y fui capaz de redirigirla, cuando los temas se iban agotando.
-          Entonces, ¿te gustan los strippers? -pregunté.
-          No me importaría que tú te desnudaras para mí - contestó él divertido, entrando en el juego que yo había empezado.
-          Pues no sería mala idea, te puedo poner muy cachondo - añadí.
-          Ufff, seguro que lo consigues
-          Y cuando estés cachondo, ¿qué? - volví a jugar.
-          Yo soy muy tímido, no me atreveré a nada más - contestó.
-          No sería problema si quieres que te haga una buena mamada después - propuse.
-          Eh! Que soy muy tímido, no creo ni que me atreva a tocarte mientras te desnudas - se escabulló sin ningún pudor.
-          Te pongo una cervecita aquí en casa y charlamos un rato antes, para que te relajes. Luego pongo la música y me desnudo. - Propuse firmemente.
-          Que vas a llevar puesto?
-          Puedo ponerme lo que más te guste. Creo que tengo unos de esos pantalones que se pueden quitar del tirón.
-          Ufff, genial. - cerró él.,
Esa noche me fui a la cama muy cachondo incluso después de haberme dado una ducha fría, pero al menos, no había sido una noche en balde. La semana siguiente ejecutaríamos nuestro plan, en el que yo haría de stripper para el chico guapo con el que había estado hablando un par de horas esa noche.
Le recibí en mi casa ya listo para el primer pase con unas botas altas, unos pantalones de stripper que compré especialmente para el evento, una camiseta de tirantes y una chaqueta de cuero. Apenas antes de que terminara la primera cerveza, mi culo solo tapado por el hilo de un tanga se sentaba sobre él, mientras sus manos se paseaban por mi torso. Una cerveza después, él mismo elegía de mi armario la ropa para el segundo pase.

Su polla estaba deliciosa, aunque solo necesité metérmela hasta el fondo dos veces para conseguir que se corriera.


Video cortesía de ActiveDuty

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: