Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

martes, 24 de abril de 2007

La limpieza de mi piso


Aunque me parecía, en cierto modo contradictorio, ya que en muchas ocasiones dedicaba mi tiempo libre a hacer las tareas domesticas de otros, estaba cansado de hacer las de mi propio piso. Soy extremadamente ordenado, y gracias a eso, no hay mucho que hacer; pero las tareas rutinarias me resultan completamente monótonas, cuando las hago para mi mismo.
Comprobé las tarifas de Madrid y tome la decisión de que podía permitirme que alguien viniera un par de hora,s dos días por semana, a hacerse cargo de la limpieza de mi casa. Solo faltaba responder la pregunta clave…. ¿quién?

El proceso de selección fue a la vez que largo, muy divertido. Necesitaba alguien, a ser posible un hombre, al que no le importe que cuando coincidamos en casa yo vaya en suspensorios, así que… a ser posible gay. Y para ser más exactos, que no se asuste mucho si, en algún momento, entra un Amo por la puerta, y ve alguna escena "no habitual", hasta que el Amo se percate de la presencia del chico de la limpieza en la casa.

A través de un anuncio en una revista de ambiente, conseguí tener 3 entrevistas, y apareció el chico perfecto; de mediana edad, claramente gay, que puso cara de indiferencia cuando le dije que iría por la casa en suspensorios. La casa le pareció factible y acordamos pronto una tarifa. Empezaría al día siguiente así que decidí hablar claramente.
-          Mira, yo soy esclavo… - dije, mirándole fijamente intentando ponerme en su lugar.
Esta vez no pudo dejar la cara indiferente y me hizo unas cuantas preguntas a lo largo de la conversación. Lo importante era que, cuando se diera el caso, el Amo de turno tendría llave de mi casa y podría entrar en cualquier momento y la presencia del chico no me iba a evitar que yo obedeciera la orden que me tocara en ese momento.
-          Bueno, yo sigo limpiando en otro sitio y listo – concluyó.
Al día siguiente llegó a la hora adecuada y le abrí la puerta en suspensorios.
-          Pues es verdad que vistes así. – dijo alegremente.
Se pasó las dos horas acordadas, sin parar, dando vueltas de una habitación a otra con los productos de limpieza, la escoba, la fregona y el aspirador. Tenía la casa completa cuando llegó la hora de irse.
-          Ya he acabado.
-          Genial, ¡gracias! ¿Te veo el jueves? Tienes el dinero en la mesa del salón. - dije, siguiendo con lo que estaba haciendo.
-          Veras… hoy… quiero un extra.
Me levanté de la silla del escritorio para darle la cara, preguntándome a que se refería. El chico era más bajo que yo y extremadamente delgado a parte de sacarme más de 10 años, pero no se amedrentó en absoluto por la presencia de mi cuerpo musculado en su frente, quizás por la conversación que habíamos tenido el día antes.
-          Que hoy quiero un extra. – dijo poniendo su mano sobre mi abdomen.
-          Está bien, ¿qué quieres? – contesté.
-          Date la vuelta - continuó.
Así lo hice y pronto, tenía a mi chico de la limpieza comiéndome el culo con una avidez impresionante. Su lengua juguetona llegó de verdad a hacerme gemir y por supuesto, consiguió en mí una enorme erección.
Antes de bajarse los pantalones, me quitó el suspensorio, y le oí olerlo profundamente, a mi espalda. Tuvo mucho cuidado cuando me metió su polla por el culo y lo hizo realmente despacio. Cuando hubo llegado hasta el fondo, buscó mi polla con sus manos y empezó a masturbarme rápidamente, mientras empezaba a follarme a buen ritmo.
La verdad es que aguantó poco tiempo con su polla en mi culo y yo, un poco menos su ritmo al pajearme. Me corrí abundantemente, con varios chorros que acabaron en el suelo, debajo de mi escritorio, mientras apretaba mi culo, haciendo que él también se corriera con un par de embestidas más.
-          Esto no puede ser así todos los días – le dije tímidamente antes de que se fuera.
-          Tranquilo, solo pediré un extra de vez en cuando - terminó






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: