Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

lunes, 24 de noviembre de 2008

La casa del primo de Mario


Mario y yo habíamos seguido en contacto frecuente, y a veces nuestros encuentros para charlar terminaban en un polvo, a secas, pero un buen polvo. Siempre era Mario el que empezaba ese juego, después de un par de copas, y yo le seguía sin más. La cuestión es que como me adelantó una de las primeras veces que follamos, había llegado el momento de cuidar de la casa de su primo y me estaba preguntando, después de follar, si me apetecía ir a cuidar la casa con él, sin ningún compromiso más; sería tan solo una semana y podríamos visitar esa pequeña ciudad del norte de España.

domingo, 9 de noviembre de 2008

La había hecho él mismo


El chico, que no era exactamente un chico por su edad, no me importaba mucho físicamente, y tampoco la actitud que se deprendía de nuestra conversación de skype me llamaba especialmente la atención. No obstante, su proposición me resultaba atractiva, porque yo nunca había usado ese tipo de artilugios y... tampoco tenía mucho más que hacer, para que me voy a engañar. Además me vendría bien recuperar algo de entrenamiento en ello. Así que, sin darle más vueltas al asunto, me encontraba subido a mi moto, con dirección fija a un lugar donde podría aparcar, para presentarme en su casa.
El saludo no fue nada ceremonial sino más bien informal, pero como habíamos hablado, tampoco lo alargamos mucho. Él vestía solamente unos suspensorios de cuero y me preguntaba qué tal el tráfico, mientras yo me desnudaba por completo y buscaba por su salón con mis ojos, a la protagonista de la sesión.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: