Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

jueves, 30 de abril de 2009

Mazmorra


Tras una semana buscando a medias en los pocos ratos libres que tenia debido a un encargo de trabajo de mi padre, estaba ya cerrando el ordenador a las 4 de la mañana cuando vi un perfil que me llamo la atención, todavía no sé porque motivo. Todas las fotos eran evidentemente sacadas de internet y las descripciones no eran especialmente detalladas pero hacían referencia a una finca en Salamanca en la que un Amo disponía de una mazmorra y aceptaba esclavos para estancias cortas.
La semana de búsqueda no se había dado muy bien y la verdad estaba un poco cansado de tener los encuentros de siempre, en los que yo me preparaba para lo peor y se quedaban en dos mamadas y cuatro enculadas rápidas, quizás con suerte aderezadas de un poco de humillación, juego de pies o algunos azotes. Envié un mensaje rápido sin pensarlo mucho sin tener mucha esperanza en obtener una respuesta.
Un par de días más tarde, ya casi sin recordar ese mensaje, y con mis tareas de trabajo completadas dedicándome a la búsqueda de Amo completamente, apareció en mi skype la notificación de un nuevo contacto que acepté. Era el Amo que había contactado con la mazmorra en Salamanca.

lunes, 13 de abril de 2009

Servicio de visitante




Volvía de hacer la segunda sesión de gym, en un día muy aburrido, y tras una ducha bien fría para intentar bajar mis deseos, que tampoco era la primera del día. Me conecté a las redes sociales para ver si aparecía algo decente. Tenía todas las intenciones del mundo de encontrar un buen Amo esta vez, pero lo que apareció fue un chico bastante perdido, que no hablaba nada de español. Era asiático y su inglés era lo suficientemente bueno para que nos entendiéramos sin problema; tenía experiencia dominando, pese a ser bastante joven.
Nuestra conversación fue bastante larga, sobre lo que él entendía por sumisión, y yo estaba de acuerdo en todo. Tenía una habitación en alquiler, en un piso compartido de estudiantes, y esa noche estaba sólo, necesitando "un mueble" para entretenerse en su habitación. Me planté en la puerta de su casa 25 minutos después de cerrar el Skype.

Le aviso si hay Novedades...

Su email: