Imprescindibles

No se pierda... Videos Hice un buen servicio en...

jueves, 3 de noviembre de 2016

Preparativos


Sin embargo, no fue nada de lo que había encima de la mesa por lo que empezaría el Amo, aunque utilizaría muchas de las cosas disponibles. Yo le había contado todo sobre las posibilidades para atarme que se hallaban escondidas en las paredes, techo y suelo, así que no le costó mucho encontrarlas y abrirlas, apartándome con un empujón dado con el pie en mis intercostales.
Pasó un largo rato estudiando las posibilidades y finalmente me ordenó ponerme de pie. Enseguida supe lo que quería hacer ya que me colocó las muñequeras, una en cada brazo, pero no las unió entre sí. Pronto las cuerdas pasaban por los mosquetones y mis brazos se levantaban hacia el techo a tirones hasta que casi necesité ponerme de puntillas.
Todavía miraba hacia arriba para ver la posición de mis muñecas con ese apretado bondage, cuando note presión sobre uno de los huesos de mis tobillos. Pensé rápidamente que la inmovilización se completaría atando mis piernas al suelo haciendo que mi cuerpo formara un “X” y miré hacia abajo. En lugar de lo obvio, me estaba poniendo el separador de tobillos consistente en una barra de madera negra que separaba dos tobilleras que pronto se habrían apretado sobre mí cuerpo y que yo no había preparado entre los “juguetes” de encima de la mesa, pero que recordé que llevaba varios días descansando, fuera de su lugar, en una esquina del salón.
Con mi nueva postura forzada asumida, bajé mi cabeza, ya que el Amo estaba ahora mismo a mis espaldas. La verdad es que mi cabeza no dejaba de divagar en lo que me podría caer en el segundo siguiente. ¿Recibiría un golpe de látigo? ¿Entraría algo por mi culo?. Pronto se disiparían las dudas. El Amo apareció por uno de mis lados y traía algo de cuero negro en las manos que las llevaba bajas. Decidí no levantar mi cabeza a menos que se me ordenara e incluso cerré los ojos cuando sus manos empezaban a apretar mis huevos.
La presión no duro mucho tiempo, ya que sus fuertes manos fueron reemplazadas por el tacto del cuero, no tan apretado; pero el alivio no duró mucho pues el cuero empezó a estirar mis pelotas hacia el suelo cada segundo con más intensidad. Llegué incluso a emitir un gemido cuando abrí los ojos para comprobar que todos los pesos de los que disponía se habían colgado del paracaídas que rodeaba mis pelotas, y que ahora además estiraba mi escroto, dejándolas apretadas en exceso contra el cuero del artilugio. El dolor era continuo y constante pero enseguida empecé a pensar en otra cosa.
Y esa cosa que me empezaba a distraer del dolor en mis pelotas era algo frio y húmedo frotándose con mi ojete y metiéndose por mi culo de un rudo empujón que me hizo gemir de nuevo; casi gritar, de hecho, cuando el frío se deslizó hacia adentro mientras mi culo se abría de golpe cuando el plug quedaba encajado. Pero… estaba demasiado frío para ser solamente el plug….
-          Aahh!
Se me escapó de la boca cuando me di cuenta de que plug me había metido.
Y eso debió de no gustarle mucho al Amo, porque lo siguiente que me metió fue una bola en la boca haciéndome levantar la cabeza, todavía con los ojos cerrados que abrí durante unos segundos sin verle, ya que estaba todavía detrás de mí, esta vez apretando una correa en la parte de atrás de mi cabeza que sujetaría la mordaza que me acababa de colocar. Me concentré en respirar por la nariz pensando “¡Joder, encima me ha puesto la buena!” mientras mi boca se adaptaba al enorme trozo de látex que me la bloqueaba desde los labios hasta casi la mitad del paladar.
Mantuve mi cabeza erguida con los ojos cerrados, muy concentrado en mi respiración cuando oí:
-          Ya casi estás listo, perro
Lo siguiente fueron dos pequeñas presiones alrededor de mis pezones que un segundo después se hicieron más fuertes haciéndome gemir amortiguadamente a través del dildo de látex que me tapaba la boca. ¿Me había colocado las presas en vez de las pinzas?
-          Las presas - confirmé en mi mente bajando la cabeza y abriendo los ojos para comprobarlo.



Su correo electrónico:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: