Imprescindibles

No se pierda... Videos Hice un buen servicio en...

lunes, 26 de diciembre de 2016

¿Está enfadado?

Después de las fiestas sin noticias del Amo Luis por fin recibí la notificación de que se pasaría por mi casa; entusiasmado me aseguré de que tenía listo todo lo que me había pedido la última vez. Tenía el tiempo justo para dejar la comida casi lista y darme una ducha, así que corrí por la casa casi sudando para que me diera tiempo a todo. Salí del dormitorio solo con unos suspensorios pensando porque no tenía que ir a buscarle esta vez y justo sonó el timbre 10 minutos antes de lo previsto.
Luis pareció complacido al ver que mis incursiones por el trastero habían sido completadas cuando vio la jaula perfectamente montada en el salón y la rodeó para observarla sin decir nada; después la empujó con un pie hasta ponerla contra la pared. Y eso cambió la rutina ligeramente.
Pero solo ligeramente pues el Amo no tenía pensado evitar sus juegos con el electrokit aunque hoy no me ató para usarlo. Me ordenó que me pusiera a cuatro patas y no dejaría esa postura en todo el día. Enseguida entró por mi culo el tacto frío del plug del electro y recibí la primera descarga casi antes de que se acomodara dentro de mí; al mismo tiempo que Luis subía sus piernas sobre mi espalda que se arqueó con la descarga.

Sin embargo no se llegó a acomodar tranquilamente todavía pues quería comer pronto y no tenía pensado quitarme el electro tampoco. Así que fue andando pausadamente detrás de mí, que me movía a cuatro patas por el salón y la cocina para encender el horno mientras él me daba descargas, por supuesto sin previo aviso, en los momento más inesperados. Mi suspensorio se humedeció ligeramente por las gotas de leche que se me escapaban de la polla que se había acomodado de lado muy dura después de varias descargas, pero hoy no me iba a tocar una extracción de leche.
Mientras la lasaña se terminaba de hacer en el horno me dejó estar de rodillas un buen rato enfrente de él, aunque me ordenó cerrar los ojos para que no viera cuando activaba los controles del electro. Yo me retorcía con cada descarga apretando los dientes  intentando no moverme mucho y no perder mi postura hasta que casi no me dio tiempo a centrarme en el ardor que subía por dentro de mi culo porque tuve que agacharme por un intenso dolor en mi vientre justo encima de mi polla. Tardé solo unos segundos en darme cuenta que me había dado un buen golpe en las pelotas, probablemente con el pie y me hubiera quedado encogido un buen rato para superar el dolor, si no fuera porque otra descarga volvió a subir por mi culo enseguida.
El Amo Luis parecía verdaderamente enfadado o con ganas de hacerme sufrir sobremanera hoy sin yo saber cuál era el motivo. Sólo esperaba que no fuera por mi culpa, aunque estaba claro que las consecuencias las estaba sufriendo yo. Esta vez fue él mismo el que se sirvió la comida y una cerveza para comer; también el que llenó el comedero de perro permitiéndome comer a la vez que él mientras descansaba sus piernas otra vez sobre mi lomo. No me dio ninguna descarga durante la comida. Me peleé con la lasaña caliente para intentar comer algo pero mi mente estaba más centrada en no mover mucho mi espalda para no incomodar al Amo y que no me cayera una buena descarga; casi no comí nada aunque deje mi cara bien cerca del comedero y acabé bastante manchado.
La comida se remató con la meada del Amo que tuve que recibir en el salón tras la advertencia de Luis de no llegar a tocarle la polla con mi “sucia boca”. Me esforcé por tragármelo todo para no manchar el suelo e hice malabares con la boca y la lengua para que ninguna gota acabara fuera sin poder tocarle la polla. A él también le costó mear pues su polla estaba medio dura; yo no era el único que estaba haciendo un esfuerzo hoy.
Después de eso me metió en la jaula y él se tumbó en el sofá con la TV puesta a mi lado. Intenté acomodarme ligeramente mientras las barras del suelo de la jaula se me clavaban en las piernas y me relajé sabiendo que el electro se había quedado en el suelo donde Luis no alcanzaba desde el sofá. Creo que Luis se llegó a dormir un rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: