Imprescindibles

No se pierda... Videos Hice un buen servicio en...

domingo, 18 de diciembre de 2016

Pasando el día juntos (II)


Fui un par de veces al lado de Luis a arrodillarme hasta que él me preguntaba que pasaba para
confirmar que el menú era de su agrado y terminé preparando una buena ensalada Caesar con pollo que le llevé al sofá en un gran plato con un tenedor y una servilleta, justo después de llevarle una cerveza bien echada en un vaso ancho. Él me indicó el suelo y me puse a cuatro patas.
Comió tranquilamente con las piernas apoyadas en mi espalda mientras cambiaba el canal de TV con el mando emitiendo gruñidos de disgusto, espero que por la programación televisiva más que por el sencillo plato que había cocinado.
-          ¿Ha sobrado algo? – preguntó retóricamente mientras se levantaba de un salto dejando su plato vació sobre el sofá.
Él ya sabía dónde se guarda casi todo en ésta, su casa, y echó una carrera entre el dormitorio y la cocina para posar delante de mí el comedero de perro metálico con la ración de ensalada que yo había dejado hace un momento en la cocina. Tenía hambre y estaba claro, bajé mi cabeza hacia el comedero y empecé a pelear mis labios y mis dientes contra el plato para intentar comer algo. Sus pies se volvieron a posar en mi espalda y yo comí todo lo que pude con calma mientras él seguía viendo la TV.

-          ¿No quieres más? – preguntó cuando me vio sin mover la cabeza aunque quedaba comida en el comedero.
Negué con la cabeza. Aunque hubiera comido más, no me era posible recoger sin usar las manos el resto de ensalada que quedaba en el comedero.
-          ¿No? Pues recoge – dijo bajando los pies de mi espalda.
Tardé solo 10 minutos en recoger el plato, vaso, comedero y fregarlo todo y dejarlo secando para volver al lado del Amo Luis de rodillas. Él estaba de pie agitando una vara con una mano mientras se mordía el labio inferior escuchando el ruido que hacía cuando llegué.
-          Así te acordarás de mí hasta la próxima semana.

-          Serán solo 5 si consigues no gritar - dijo riéndose.

-          Sí, Amo – contesté mientras me colocaba de piernas abiertas frente a él y me inclinaba para dejar mi culo disponible y apoyarme en el sofá.
Luis me bajó el slip y me dijo que contara en voz alta. Varios sonidos de la vara agitándose en el aire se oyeron detrás de mí.
-          1, Amo – dije tranquilamente después de apretar los dientes por el varazo que me acababa de cruzar las dos nalgas justo en el medio.

-          ¡Ahhhh! 2 Amo – grité sin poder evitarlo cuando me cayó el varazo en la parte inferior de una de mis nalgas llegando al muslo en la otra

-          Ya sabes lo que pasa al gritar.

-          Sí, Amo, perdone, Amo.

-          1, Amo – deje soltar el aliento después de recibir el tercer varazo de nuevo en el medio de mis dos nalgas.
Luis estaba realmente soltando toda su fuerza en los varazos que me daba y de vez en cuando se paraba riéndose a tocarme las nalgas. “¡Cómo te está quedando!” se reía. En la segunda ronda llegué a recibir el tercer varazo sin gritar y no fue hasta la tercera vez que empecé a contar cuando conseguí aguantar los 5 sin gritar habiendo recibido un total de 10, el doble de lo necesario debido a mi indisciplina.

El dejarme bien marcado hasta la semana que viene le debió de gustar mucho al Amo Luis porque se puso especialmente cachondo. Me dejó chuparle la polla despacio a cuatro patas en el sofá mientras él, sentado, no paraba de seguir con un dedo las marcas rojas que había dejado en mis nalgas. Yo se la chupe despacio y profundamente como sé que a él le gusta y por primera vez no separó mi cabeza con sus manos cuando sus jadeos se hicieron frecuentes y yo seguí chupando su miembro hasta que noté su leche llenando mi boca. Me quedé chupando la punta de su polla un buen rato, asegurándome que le sacaba hasta la última gota hasta que dejo completamente de jadear con un último suspiro.
-          Así me gusta, perro.
Antes de irse me dio instrucciones para la siguiente sesión sobre que debería cocinar y añadió:

-          Y acuérdate de pasar por el trastero durante las fiestas.
Yo sabía a que se refería.





                            
                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le aviso si hay Novedades...

Su email: