Imprescindibles

No se pierda... Mi última corrida Hice un buen servicio con...

martes, 7 de febrero de 2017

El Amo Marcos, con contrato y todo


Ya fue hace casi 10 años (el tendría entonces mi edad de ahora) pero me sigo acordando de él bastante, pues fue mi primer Amo Español, tras mi llegada a Madrid y le serví siguiendo un contrato de esclavitud que firme con él.
Su forma de llamarme “puta”, como le gustaba que le comiera las pelotas antes de follarme la boca y después el culo (con solo uno de sus lapos como lubricación), el sabor de sus axilas sudadas por el largo día de trabajo, andar a 4 patas por mi casa con él subido a mi espalda y los castigos que me aplicaba cuando yo le fallaba, que tenía que aguantar muy quieto y sin protestar…

Hizo uso del contrato y su desaparición fue… simplemente silenciosa. No volví a saber nada más de él, después de que Marcos pasara unos días fuera, en los que nuestro contrato se extinguió. La falta de noticias sobre él, además de dejarme bastante triste, me obligó a cambiar la cerradura de la puerta de mi casa, pues él tenía una copia y por supuesto, no volví a saber nada más de los 100 euros que deposité como fianza que garantizara mi cumplimiento del contrato, pese a que, a mi entender, no lo incumplí en ningún momento.


Un pequeño tráiler, que me ha recordado las sesiones con el Amo Marcos, aunque él prefería no atarme ni usar muchos instrumentos, de Iron Lock Up.

video

2 comentarios:

  1. Eso del contrario de esclavitud siempre me ha llamado mucho la atención, jeje. A ver si JD y yo no animamos (aunque a estas alturas, ya quizá no tendría mucho sentido... :P)
    Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí que tiene más sentido al principio de la relación pero le veo mucho juego en cualquier punto de la misma... jeje

      Eliminar

Le aviso si hay Novedades...

Su email: